Los beneficios del coaching sistémico para tu empresa - GROW Consultora
1201
post-template-default,single,single-post,postid-1201,single-format-standard,bridge-core-3.0.2,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode_popup_menu_push_text_top,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-28.8,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive

Los beneficios del coaching sistémico para tu empresa

Los beneficios del coaching sistémico para tu empresa

Comparte para crecer

Para una empresa, las posibilidades de alcanzar sus objetivos dependen, en gran medida, de la capacidad de gestionar a sus equipos de manera efectiva. El desafío es saber reconocer cuáles son las capacidades que pueden impulsar su potencial. Por esto, es clave conocer los beneficios del coaching sistémico para tu empresa y aplicarlo tanto a los equipos como a sus integrantes.

Individuos, equipos y organizaciones funcionan como sistemas. Cada componente cumple una determinada función, y las acciones y decisiones de uno afectan al resto. El coaching sistémico permite entender y mejorar cómo se comportan estos componentes dentro del sistema, y cómo interactúa este con el exterior. Además, es una herramienta de detección y gestión de conflictos.

¿Qué es el coaching sistémico?

Los integrantes de una organización asumen determinados roles y cumplen con ciertas funciones asignadas. Cada componente, desde su lugar y en interrelación con el resto, realiza las acciones necesarias para cumplir con los objetivos preestablecidos. Si alguno de ellos falla, probablemente estos objetivos no se alcancen o surjan conflictos que ponen en riesgo la estabilidad del sistema. 

El coaching sistémico es un tipo de abordaje que permite reconocer la naturaleza sistémica de los grupos de trabajo y de las personas. Es decir, parte del supuesto de que ninguno de los componentes se desarrolla de manera aislada. Alcanzar los objetivos y resolver los conflictos requieren de estrategias que consideren el todo.

La técnica del coaching permite mejorar la cultura organizacional y el modo en que esta enfrenta situaciones de crisis. Desde esta perspectiva sistémica, el coaching contribuye a reconocer las interfases que se dan en el interior de cada sistema, cómo sus componentes interactúan entre sí, y de qué manera se vinculan con el entorno, tanto los individuos en su ambiente laboral como la empresa con el exterior. 

¿Qué es líder coach sistémico?

La figura del líder coach se hace cada vez más presente en las empresas que comprenden que una manera efectiva de trabajar con sus equipos es a través de la gestión de la emocionalidad. Representa un nuevo enfoque, no solo del liderazgo, sino del concepto de trabajo en sí, centrándose en los individuos y en las relaciones interpersonales. 

El líder coach sistémico tiene una doble función: por un lado, se encarga de «leer» los hábitos y comportamientos que se dan en el interior del equipo y cómo este se integra a la organización. Detecta las posibles fuentes de conflicto y, también, las potencialidades que van a permitir promover el crecimiento. 

Sin embargo, el líder coach sistémico va un paso más allá. No se trata solo de un líder que guía e inspira, sino que además promueve acciones concretas para incentivar a los miembros del equipo. Lo hace con la clara percepción del lugar que cada uno ocupa dentro de la organización, y el aporte significativo que realiza para el funcionamiento del todo. 

Diferencia entre un líder coach sistémico y uno tradicional

El  líder coach sistémico se distingue del tradicional porque opera desde un plano inferior al de sus coachees. Conoce y genera mediante la creación de silencios porque promueve el desarrollo integral, tanto de los integrantes de los equipos como de sí mismos. Como señala Alan Cardón, MCC (Master Certified Coach) por ICF, la Asociación Internacional de Coaching, “para comprender las palabras de un hombre, primero escucha sus silencios”.

El líder coach sistémico confía en que los coaches ya tienen las respuestas requeridas para garantizar el desarrollo del equipo. Se ocupa de propiciar las condiciones para que estos alcancen los objetivos con los menores costos y los máximos beneficios.

¿Cuáles son los principios sistémicos?

Los principios sistémicos de este modelo de coaching se basan en el supuesto de que los cambios profundos y duraderos se logran mediante pequeños pasos, constantes y progresivos. Son cuatro principios básicos:

  • Cada pequeño cambio cuenta: la perspectiva sistémica sostiene que cada pequeña acción de cualquiera de sus partes generará impacto en todo el sistema, aunque en principio parezca imperceptible.
  • Se deben considerar las necesidades y opiniones de todas las partes: para el coaching sistémico, las partes y el todo son indisociables. No se puede propiciar un cambio de conjunto si cada una de esas partes no se siente escuchada y partícipe de los procesos de toma de decisión.
  • Un modelo orientado a resultados: si bien el coaching sistémico es un modelo centrado en las personas, lo que las motiva e impulsa a trabajar como parte de un todo es el objetivo a conseguir. Esto se convierte en el motor del equipo y lo que le da sentido.
  • Optimización de los recursos: este tipo de coaching implica el reconocimiento de todos los recursos de los que dispone la empresa, y las posibilidades de utilizarlos de manera óptima para obtener los mejores resultados.

El coaching sistémico es una propuesta innovadora que permite a las empresas gestionar equipos eficientes en entornos complejos y cambiantes. Un enfoque centrado en personas que permite optimizar el funcionamiento de los equipos, minimizando conflictos y liderando en tiempos de crisis.