Feedback: Qué es y por qué es importante para crecer - GROW Consultora
1127
post-template-default,single,single-post,postid-1127,single-format-standard,bridge-core-3.0,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode_popup_menu_push_text_top,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-28.4,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.7.0,vc_responsive

Feedback: Qué es y por qué es importante para crecer

Feedback: Qué es y por qué es importante para crecer

Comparte para crecer

La palabra Feedback, proveniente del inglés, significa retroalimentación. Es una opinión argumentada y constructiva que se da a otra persona acerca de un hecho concreto. Su finalidad es ayudar a mejorar y crecer.

Dar un buen feedback es fundamental tanto en las relaciones personales como en los vínculos laborales y profesionales. Contribuye a los procesos de mejora y desarrollo dentro de las organizaciones. En el coaching, por su parte, sirve para fortalecer la confianza entre el Coach y el Coachee. 

La importancia de dar un buen feedback

Quienes piensan que el feedback sirve para dar un punto de vista con la intención de modificar los pensamientos o la conducta del otro, no están viendo su verdadero valor. No es una crítica sino un refuerzo positivo que ayuda a la otra persona a mejorar

Se trata de un mensaje bidireccional, en el que interactúan dos personas. Por eso es importante que el mensaje que se transmita sea positivo y constructivo. Y que esté atento a la persona que está enfrente, a sus reacciones y posibles respuestas.

Un feedback positivo tiene un gran valor porque puede ofrecer un refuerzo motivador a la conducta del otro, estimulando a que vuelva a repetirla en el futuro. En cambio, si el feedback hace referencia a una conducta negativa, la intención es que no se vuelva a repetir. 

¿Cuándo es un feedback y cuando una crítica?

Como dijimos anteriormente, un feedback es un intercambio directo e interpersonal que se realiza con el objetivo de ayudar al otro. Se trata de una opinión argumentada acerca de un hecho concreto, que no juzga ni evalúa a la persona, sino que analiza sus acciones

Cuando la finalidad del mensaje es ayudar al otro, se convierte en una herramienta para su desarrollo. Lo motiva para mejorar las fortalezas, lo empuja y estimula al compromiso. Le permite reconocer e identificar debilidades. 

Una crítica carece de los fundamentos anteriormente nombrados y sirve sólo para criticar. En cambio, un feedback adecuado en el momento oportuno sirve para mejorar.

El feedback en el Coaching.

En el ámbito del coaching, el feedback se genera desde un lugar en el que no se juzga a la otra persona partiendo de ideas y creencias propias. Por eso es importante no ser imperativo ni directivo a la hora de dar un mensaje. 

El feedback debe basarse en la observación y percepción de los hechos concretos. Cuando se basa en las personas y no en sus acciones, el mensaje puede tomarse como una crítica personal. En cambio, al ocuparse de sus comportamientos, en el caso de que sean negativos, puede ayudar a mejorarlos. 

El feedback en los grupos de trabajo.

El feedback debe tomarse como una oportunidad de mejora y no como algo negativo o una crítica. Para ello, es importante que los líderes o supervisores sean conscientes de la importancia de crear un ambiente laboral positivo. Que elijan el tono de las conversaciones, que creen una cultura de la comunicación y sean confiables.

Es fundamental que en los grupos de trabajo haya una comunicación fluida, ya que esto va a desencadenar en un mejor clima laboral y una mayor eficiencia en las tareas. Es importante que quien se encargue de dar un feedback, lo haga con empatía, firmeza y con un mensaje claro

Ser claro en el mensaje ayuda a que las personas que lo reciben puedan reconocer aquellas cosas en las que están acertando o se están equivocando. Y que esto les permita mejorar su desempeño laboral.

Consejos a la hora de dar un feedback sobre algo positivo y negativo.

Cuando la intención es reforzar positivamente la conducta de otra persona, se debe: 

Hablar de las acciones concretas y específicas que generaron un resultado o impresión positiva

Explicar la importancia de dichas acciones y el valor positivo que tienen

Agradecer por haberlas realizado e incentivar a que continúen llevándose a cabo.

Cuando el feedback es sobre algo negativo, es importante: 

No caer en la generalización, sino nombrar la acción u error concreto que se cometió. 

Cuidar las formas y el tono para que un error no sea entendido como una crítica personal. Y elegir el momento indicado para darlo. 

– Explicar el impacto de las acciones para que la persona comprenda la importancia de corregirlas. 

Escuchar activamente lo que el otro tiene para decir, una vez que se hizo el feedback.

El feedback como refuerzo positivo.

Tanto a nivel personal como organizacional, este tipo de retroalimentación es positivo ya que refuerza los puntos fuertes de una persona, pero también aquellos que pueden ser mejorados

Al dar un buen feedback, se generan expectativas claras de trabajo, mayor compromiso y por sobre todo confianza. El refuerzo positivo es fundamental a la hora de reconocer el buen desempeño de los integrantes de un equipo. 

Es clave para dar un feedback positivo: 

– Pensar en comportamientos y no en personas

– Motivar y reconocer las virtudes, antes que resaltar los errores

– No limitarlo a una charla, sino que sea el inicio de un seguimiento en el tiempo.

Cosas a tener en cuenta antes de dar un Feedback: 

  1. Respetar los momentos y la situación de la otra persona

Antes de dar un feedback, hay que tener en cuenta las circunstancias en las que se encuentra la otra persona. Tendrá mayor valor un mensaje que se entrega en un momento de calma. 

  1. Encontrar la forma y el canal adecuado para decirlo

Las formas son tan importantes como el contenido: el mismo mensaje dicho con distintas palabras puede significar dos cosas completamente distintas y generar en el otro sensaciones y emociones diferentes. Además, si el mensaje no se va a dar personalmente, es recomendable encontrar el canal adecuado para evitar malos entendidos. 

  1. Pedir permiso antes de hacerlo

Es ideal pedir permiso e introducir el tema antes de empezar a hablar.  Esto permite saber si el receptor está interesado y abierto a escucharlo.

  1. Hacerlo en forma de preguntas

El feedback en forma de preguntas sirve para que la otra persona reflexione sobre sus acciones, pudiendo encontrar él mismo las respuestas o soluciones al tema.  

  1. Ser firme y claro al dar el mensaje

Si bien es importante encontrar las palabras y las formas adecuadas para dar un feedback, hay que ser firme y claro con lo que se quiere decir. Cuando se dan muchas vueltas o se toman demasiadas precauciones, puede perderse el valor real del mensaje. 

  1. Estar dispuesto a recibir una devolución

Por último, luego de hacerlo, se debe estar dispuesto a recibir una devolución, sugerencia u opinión de la otra persona. Al ser recíproco, alimenta el aprendizaje y puede ser muy valioso.

Si buscás desarrollarte personalmente, si deseás maximizar el rendimiento de tus equipos de trabajo o querés formarte profesionalmente en el tema, en Grow Consultora encontrarás los mejores profesionales para acompañarte en el proceso.