Surfeando la incertidumbre - GROW Consultora
1003
post-template-default,single,single-post,postid-1003,single-format-standard,bridge-core-2.4.7,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode_popup_menu_push_text_top,qode-theme-ver-23.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.0,vc_responsive

Surfeando la incertidumbre

Surfeando la incertidumbre

“No puedes guiar al viento, pero puedes cambiar la dirección de tus velas” dice un viejo proverbio chino según varios posteos en redes.

En general comulgo con la idea de tomar protagonismo frente a las circunstancias, creo por lejos, que es la mejor opción frente a los contextos que nos resultan desafiantes. No obstante, pareciese que siempre debemos hacer algo frente a lo que pasa. Creo que tal vez, haya situaciones en las que no tengamos que hacer nada. Me refiero con hacer, a cambiar algo externo.

La idea del surfear me gusta por sobre la de cambiar la dirección de las velas, apelando a las metáforas, las velas serían como cambiar algo afuera, mientras que para surfear tengo que cambiar mis movimientos. Estos movimientos los relaciono con la idea de cambiar yo mis conversaciones y emociones. No necesariamente intervenir en las circunstancias.

Con esta idea no pretendo que resignemos nuestra capacidad de intervenir en la realidad que percibimos, sino que podamos enfocarnos justamente en lo que estamos percibiendo. Creo que acá esta la gran llave para “surfear la incertidumbre”.

No es novedad la idea de que vivimos en un mundo VICA (volátil, incierto, complejo y ambiguo), quizás sea necesario que empecemos a relacionarnos con la idea de un mundo, en palabras de Jamais Casio,  BANI (bien frágil, ansioso, no lineal e incomprensible).

Cambió la manera en que cambian las cosas, y viejos esquemas que usábamos para darle sentido a nuestro mundo se desmoronan más rápido que nuestra capacidad para construir nuevas respuestas acordes a los desafíos que enfrentamos.

Frente a este contexto, me parece pertinente, desarrollar nuestra capacidad de PARAR. SÍ, simplemente parar, hacer una pausa en nuestra vertiginosa rutina. Entender que si paro, el mundo sigue y eso esta muy bien, puedo bajarme por un momento de mi andar frenético para conectar conmigo mismo.

Quizá sea respirar profundo algunas veces, hacer algún movimiento que me relaje o llamar a alguien que quiero mucho. La idea es interrumpir el “fluir caótico” en el que pareciese discurrir mi vida.

Una vez que logre esa necesaria pausa, es momento de OBSERVAR, tratando de hacer el ejercicio mental de poner el mundo como en cámara lenta, jugar con esa imagen, rebobinar la escena, adelantarla, volver al momento de inicio. Convertirme por un momento en el director de la película de mi vida. Y jugar a proponerme diferentes maneras de interpretar, de percibir, de comprender, en definitiva, de construir mi realidad.

Este ejercicio a mi automáticamente me conecta con la gratitud de saberme vivo, de comprender que llegué desnudo y llorando a este mundo, con lo cual, todo lo que tengo, disfruto e incluso lo que sufro son regalos que puedo empezar a agradecer.

Desde ese contexto de gratitud me es mucho más fácil ELEGIR y tomar dimensión de la magia que significa elegir la manera en la que quiero interpretar la situación que distingo. Creo que elegir es el superpoder que todos nosotros tenemos sin darnos cuenta de que somos superhéroes en nuestras vidas, sucede que nadie nunca nos enseñó a utilizar nuestro superpoder pero si nos impulsaron a encontrar villanos a quienes atribuirles nuestras desgracias.

Elegir nos libera del “tengo que”, del “debería”, de los mandatos impuestos, de esa vocecita interna que en silencio nos grita: “tenés que poder con esto”. Si lo estás distinguiendo, ya estás pudiendo. Si lo estás observando, ya estás siendo más grande que eso que observas. Y si me creés que podés elegir como interpretarlo, entonces sos un superhéroe y siendo uno…

surfear la incertidumbre es mucho más fácil.

Está bien no poder a veces, está bien que no te salga de una, está bien querer quedarte en la cama un día, está bien querer que todo pase rápido. Cortemos con la exigencia de ser exitosos, perfectos, productivos y resolutivos.

Abracemos nuestro tiempo, conectemos con lo que sentimos, podemos levantarnos cada vez que una ola nos tire, en la convicción que detrás viene otra, y con ella una nueva oportunidad de elegir quien quiero ser.

Y así, de ola en ola, se aprende a surfear.

MCOA | Fernando J. Hindi

@ferhindi

Director de Grow Consultora