Maldita o bendita videoconferencia… Sus contras (con tips para nuestro bienvivir) y sus pros. - GROW Consultora
1014
post-template-default,single,single-post,postid-1014,single-format-standard,bridge-core-2.4.7,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode_popup_menu_push_text_top,qode-theme-ver-23.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.0,vc_responsive

Maldita o bendita videoconferencia… Sus contras (con tips para nuestro bienvivir) y sus pros.

Maldita o bendita videoconferencia… Sus contras (con tips para nuestro bienvivir) y sus pros.

En estos tiempos, hemos incorporado a nuestras vidas las videoconferencias. En algunos casos, para trabajar, en otros para estudiar, o simplemente para vernos con amigos o personas que extrañamos.

Algunos estábamos ya acostumbrados a su uso y es casi seguro que lo hemos intensificado. Otros, se encontraron cayéndose en el mundo de las videollamadas y de repente todo cambió.

Sea cual sea el caso, estamos dándonos cuenta de que, como todo, las videollamadas tienen su costo a pesar de que la mayoría tiene una versión de uso gratuita (y no hablo solo del abono a internet).

Si bien preveíamos que las videoconferencias ganarían terreno en el futuro, el covid-19 hizo que dramáticamente el futuro lo viviéramos hoy.

En estos tiempos hemos acuñado el término de “fatiga por zoom” (Zoom fatigue en inglés) y ahora investigadores de la Universidad de Stanford acaban de publicar el primer estudio psicológico sobre la fatiga de zoom, y sus resultados tienen algo que enseñarnos.

Veamos algunas de sus contras (generadores de zoom fatigue):

 #1 – Exceso de mirarnos a los ojos de cerca:

Algo que nos ocurre al realizar videollamadas, es que estamos mucho mas tiempo de lo habitual mirando a los ojos de los demás y lo hacemos de cerca. O por lo menos, nos resulta mucho más fácil e inevitable hacerlo.

No estamos acostumbrados a ellos, e incluso, nos estresa. Mirar a los ojos de manera tan cercana es un acto íntimo. Esto nos provoca un estado de hiperactividad.

En la cotidianidad, si entramos a un ascensor, estar tan cerca de la mirada del otro casi nos obliga a mirar el piso. Reconocen esa sensación, ¿no? En nuestras videollamadas, esa necesaria distancia se acorta brutalmente.

En reuniones presenciales, fácilmente podemos (y el contexto nos ayuda a ello) desviar nuestra mirada. En las videollamadas, perder es contacto es percibido como falta de atención, y como sabemos que así se percibe, evitamos hacerlo, el contexto, no nos juega a favor.

Tips para bienvivir

  • Conversa sobre este fenómeno con tus interlocutores habituales y dense el permiso, por momentos, de sacar la mirada de la pantalla para evitar el estrés. (logrando que no sea percibido como falta de interés)
  • Evita el modo “vista del hablante”, en lo posible selecciona la “vista en galería”.
  • También puedes achicar la ventana para que se reduzca el tamaño de los rostros.
  • Aleja tu silla de la pantalla (algunas cámaras te permiten hacer zoom, con lo que te seguirán viendo en primer plano, pero tu logrará s una distancia cómoda y no invasiva)

 

#2 – Cansarte de mirarte a vos mismo:

Por defecto, cuando iniciamos una videollamada siempre nos vemos a nosotros mismos y a los demás participantes. Esto es raro. No andamos por la vida viéndonos a nosotros mismos.

Imagen lo raro que sería que un espejo nos siga, frente a nosotros, a cada lugar que vayamos, y que cada vez que hablemos con alguien también estemos hablando con nosotros mismos parados al lado de nuestro interlocutor. Casi inimaginable, ¿no?

Bueno, así es nuestra vida en videollamadas.

Desde hace mucho tiempo se estudia los efectos de observarse a uno mismo en un espejo (análogo, claro) pero ahora comenzaron a estudiarse los efectos de mirarnos en nuestras video llamadas, y por el momento parecen coincidir, esto provoca autoevaluación constante, perdida de naturalidad, angustia, estrés y signos de depresión.

Incluso, un estudio demuestra que somos menos efectivos y mas centrados en nosotros mismos cuando interactuamos con otros mirándonos a nosotros mismos. Puede que no lo notes, pero ahí estarás tú, llamándote la atención, juzgándote, haciendo correcciones que nadie espera y que son ajenas a la comunicación no verbal esperable.

Sin dudas, el vernos permanentemente en la pantalla, produce consecuencias emocionales negativas y afecta nuestra productividad.

Tips para bienvivir

  • Antes de iniciar una videollamada, revisa que tu iluminación y apariencia sean las que esperas. Una vez garantizado esto, apaga la vista de tu imagen (la mayoría de las plataformas tienen la función de “ocultar mi imagen”)
  •  Ahora interactúa confiando en que los demás te verán de la misma manera que lo hacen cuando estas frente a frente. Y si por algún motivo algo pasará con tu imagen, te lo harán saber. (incluso puedes acordar que te avisen de ser necesario)

 

#3 – Todo el tiempo quieto:

Lo más común es que nos sentemos frente a una computadora o notebook para hacer nuestras videollamadas, y solemos tener nuestra computadora en un lugar. Siempre en el mismo. Donde ya tenemos todo preparado para hacer nuestras videollamadas. Incluso, cuando realizamos la llamada por teléfono, solemos buscar la forma de inmovilizar el mismo frente a nosotros.

Algo que suele preocuparnos y que motiva este comportamiento, es lo que se ve en el encuadre de nuestra cámara. Nadie quiere hacer público el rincón desordenado de nuestra casa o a nuestros hijos jugando detrás nuestro.

Esto tiene una consecuencia… nuestra quietud absoluta.

Podemos pasar horas sentados frente a nuestra cámara, con nuestra movilidad reducida al máximo, y esto no pasa en nuestras reuniones presenciales. Cuando estamos con el otro nos movemos mucho más, y por mucho, digo mucho en serio, no solo gestualizamos más, sino que todos nuestros movimientos se intensifican, incluso tenemos espacios como pararnos a buscar agua, levantarnos a escribir algo, acercarnos a un escritorio en búsqueda de lo que necesitemos.

Movernos es beneficioso para nosotros, no hay dudas al respecto. No solo en términos de salud, sino en términos de eficiencia. Por ejemplo, se ha comprobado que la movilidad es un factor clave en nuestra creatividad. Al movernos somos más creativos que al permanecer quietos. El movimiento mejora notoriamente nuestra capacidad cognitiva.

# Tips para bienvivir

  • Ten presente que el encuadre de tu cámara es un fuerte determinante de tu quietud frente a la cámara. Pero ello tiene una solución simple, agranda el encuadre.
  • Si tu cámara es un periférico de tu computador, simplemente ubícala más lejos. Si no lo es, existen opciones para usar tu celular como webcam, no solo ganas movilidad de la cámara, seguramente además, ganarás en calidad de imagen)
  • Si estás trabajando en una notebook, no descartes la posibilidad de adquirir un mouse y teclado inalámbrico que amplíe tu posibilidad de moverte (necesitar estar cerca del teclado de la notebook es una buena excusa para no moverte)
  • ¿Alguna vez pensaste en organizar tu setup para hacer videollamadas parado? Esta es una opción muy eficiente, no solo garantizas un mayor movimiento para vos, sino que tendrás una imagen muy particular para los demás (ideal para profesores, capacitadores, oradores). Además, no es tan difícil de lograr.
  • Cuando sea posible, organiza tus llamadas con pausas de tan solo un minuto (ideal cada 25 minutos) para invitar al resto a hacer algún movimiento. Siempre intenta no superar los 45 minutos de reunión sin hacer una pausa de por lo menos 5 minutos. Durante esos 5 minutos, NO TE QUEDES en tu computadora… acércate a tu ventana, amplia la mirada, camina, pero ¡no te quedes quieto en el mismo lugar!

 

#4 – El cerebro agotado:

La comunicación humana es compleja… muy compleja. Bastante esfuerzo realizamos para entendernos cuando todas las condiciones juegan a nuestro favor. Ahora, imaginemos el esfuerzo que le debemos sumar en condiciones no favorables… y ojo que todavía no estoy hablando de la complejidad de comunicarnos por videollamadas. Me refiero al esfuerzo extra que nos requiere comunicarnos con alguien a quien no conocemos mucho, o que no conocemos sus intenciones, o cuando nos intimida hablar con varias personas, etc. En ese tipo de situaciones, algo que nos ayuda mucho y que usamos al máximo, es el lenguaje no verbal.

Ya estamos al máximo de nuestra capacidad y necesitamos esos pequeños datos, esa mirada, esa mueca en la boca, la forma de respirar, la risa cómplice, la atención de alguien puesta en nosotros que nos indica que tenemos que decir algo, y más etcéteras. Bueno, en el mundo de las videollamadas esa ayuda, casi que desaparece. Sin embargo, nuestro cerebro esta tan acostumbrado a buscarla y usarla, que hará esfuerzos increíbles por obtener esos datos, al costo de fatigarse mucho más, y a nuestro cerebro no le gusta cansarse.

Y no es solo eso. Hablar en las videollamadas también requiere esfuerzo. Un dato, un estudio comparó la interacción cara a cara con las videollamadas y resulto que hablamos un 15% más alto cuando lo hacemos en una videollamada.

Tampoco termina ahí. Es muy normal creer que cuando estamos en una videollamada podemos darnos algunos lujos u ocuparnos de otras cosas (total, no se nota tanto) y respondemos un email, atendemos alguna notificación, intervenimos en algo que ocurrió en casa, leemos el diario, miramos las redes sociales… hasta en el mejor de los casos, con nuestra atención plena en la videollamada, estamos atentos al chat, a las reacciones o los aspectos tecnológicos propios de la plataforma.

No hay cerebro preparado y entrenado para ello. Tu cerebro se agota, consume mucha más energía en las videollamadas que en las reuniones presenciales.

Tips para bienvivir

  • Dentro de lo posible, crea espacios entre videollamada y videollamada. No las realices una tras otra.
  •  Intenta evitar o disminuir el uso de la computadora, celular, o televisores fuera de la jornada laboral. Los niños, por ejemplo, salen de la video clase para encontrarse con la play… los adultos, con su plataforma de video streaming preferida, ninguna de estas conductas es lo mejor. Sería incluso ideal poder “desconectarse” de toda tecnología, 2 o 3 hs antes de irse a dormir. Esto facilita que nuestro cerebro descanse mejor durante el sueño.
  • Cuando no sea necesario estar frente a tu computador… ¡aléjate de él! Muchas reuniones pueden seguir teniéndose en forma telefónica, si video. Muchas reuniones no requieren de tu participación, aprende a distinguirlas y seleccionarlas.

Beneficios:

Ya vimos lo que hoy sabemos que nos produce fatiga por zoom, y también vimos algunos caminos para cuidarnos, ahora veamos algunos de sus beneficios de las videollamadas, que los tienen, y son muchos, y no está nada mal que aprendamos de ellos y sepamos preservarlos.

#1 – Gestión de la pandemia:

Si bien esperamos que sea un beneficio temporal, no podemos dejar de incluir el mismo en esta lista en estos tiempos, e incluso otorgarle el primer lugar.

Claramente, las videollamadas, han facilitado el distanciamiento social, método que indiscutiblemente ha mostrado su efectividad para disminuir la probabilidad de contagio.

 

#2 – Menor consumo de combustibles fósiles:

Incluso antes de la pandemia por covid-19 ya estábamos como aldea global comprendiendo que el cuidado del medio ambiente necesita estar en nuestra agenda diaria. Reducir nuestra huella de carbono es un compromiso que debemos tomar a nivel individual, corporativo y gubernamental.

El uso de videollamadas provoca una significativa reducción en los desplazamientos físicos (no pienses solo en tu auto, ten en cuenta, a nivel global, a cuantas conferencias o reuniones asistíamos en aviones). El uso de videollamadas consume menos del 10% de la energía que demanda un encuentro en persona (según últimos estudios), y sabemos que en general, el teletrabajo ahorra mucha energía.

En pocas palabras, el mundo de las videollamadas es un mundo más “verde”.

 

#3 – Economía de tiempo:

Time is money! Bueno, no sé si es tan así, aunque mucha gente si este de acuerdo, pero seguro que el tiempo es uno de los recursos fundamentales para cualquiera de nuestros logros. Todo lo hacemos usando tiempo, y el tiempo no es infinito. La primera muestra de su finitud la tenemos en el día, esas benditas 24 hs con las que contamos (casi) cada día.

Nunca nos falta tiempo, ni nos sobra tiempo… esa es una de nuestras creencias más ineficientes a la hora de gestionar nuestro tiempo, siempre (hasta que llegue el día que no) tenemos 24 hs.

Bien… ¿cuántas de esas 24 hs ahora tenés disponibles para otras cuestiones gracias al ahorro de tiempo que las videollamadas generan? (ten presente preparaciones, viajes, esperas por retrasos, charlas post reuniones, regresos, etc.) Hace la cuenta y agradece profundamente a “la diosa videocall”

 

 #4 – Ágil, Digital y global:

El último beneficio que quiero destacar es la obvia condición de ser un contexto ágil, digital y global. En un mundo complejo y cambiante como el nuestro, la agilidad que provoca el uso de videollamadas no podemos dejar de valorarla. En muchos aspectos facilita y agiliza la comunicación. No solo por estar a un click de distancia, sino porque la mayoría de los entornos donde las realizamos (zoom, meet, teams, etc) nos proveen de soluciones que efectivizan las mismas. Desde poder grabar las conversaciones y tenerlas disponibles en otro momento, hasta evitar la necesidad de contar con espacios físicos para realizarlas.

Estos mismos entornos digitales, también nos brindan herramientas que nos seducen a digitalizarnos, permitiendo el uso de chat, el uso de pizarras, compartir documentos (y dejar todo digitalizado), etc. Y por último, reducir las distancias del mundo a las pulgadas de una pantalla, que más global que poder compartir nuestras reuniones con personas de todo el mundo al instante. No solo en el ámbito corporativo, sino aprender a distancia de los maestros con los que antes apenas nos atrevíamos a soñar, o disfrutar de la compañía de quienes amamos estén en el lugar del mundo que estén y a la hora que sea…

 

Terminando la conexión.

Podría nombrar muchos más beneficios, y también seguramente mas contras. Pero eso ya lo dejo al gusto del lector, cada cual podrá hacer su propio listado e incluso buscar las mejores soluciones. Es un hecho para mi que el objetivo de este escrito no era resolver la vida de nadie, solo inspirar a que el bienvivir es el resultado de llevar a la acción nuestras posibilidades.

No son las videollamadas las benditas o las malditas, es nuestra forma de vivirlas lo que las define, ¡y nosotros podemos accionar frente a ello!

 

MCOA l Martín Cainzos

Director de Grow Consultora
@mcainzos

 

Basado en las siguientes fuentes:

Nonverbal Overload: A Theoretical Argument for the Causes of Zoom Fatigue, Volume 2, Issue 1, DOI: 10.1037/tmb0000030 by Jeremy N. Bailenson

https://eurekalert.org/, Stanford researchers identify four causes of «Zoom fatigue» and their simple fixes, STANFORD UNIVERSITY